La mejor temporada de la historia

La plantilla del Elche Mustang tras el último encuentro en casa contra Alcobendas
La plantilla del Elche Mustang tras el último encuentro en casa contra Alcobendas

Lo maravilloso del deporte es que puedes estar siguiéndolo durante años, incluso décadas, y no deja de sorprenderte. La maestría con la que el Elche Mustang ha completado la temporada 2012/2013 merece el respeto y el reconocimiento de la ciudad a orillas del Vinalopó, pues lo que este equipo ha cosechado quedará en la historia del deporte de la ciudad de Elche y de la provincia de Alicante.

El balance de la campaña únicamente se puede calificar de sobresaliente. Nadie dudaba del talento que existía en la plantilla del conjunto que dirige José Ignacio Prades, pero pocos iban a imaginar que el petrense sería capaz de llevar a este equipo a competir hasta el final por el título liguero, y lo más importante aún, a disputar la competición más importante a nivel de clubs en el balonmano femenino.

Se fue Lara González, la máxima anotadora de la pasada campaña con 220 dianas, pero el resto supieron repartir responsabilidades y darle al conjunto un equilibrio mayor. El rol goleador se ha repartido mucho a lo largo de toda la temporada. Un día era Ana Martínez, otro Mamen Rodríguez, y cuando no, ahí estaba la capitana Esther Martínez para sacar tantos desde el extremo derecho. Al final, la joven ilicitana recién convocada para la Selección Nacional ha acabado en la sexta posición de la tabla de goleadores con 160 tantos, mérito que le  ha valido dicha llamada del seleccionador Jorge Dueñas.

Todos lo dicen, el Mustang ha alcanzado este éxito gracias al trabajo y al sacrificio. Mientras la División de Honor Femenina vive una situación difícil, en la que los problemas económicos amenazan la existencia de determinados equipos, en el Elche han sabido apartar esos asuntos y navegar hacia un mismo rumbo, el rumbo de la victoria.

Los detalles son los que marcan el desenlace de los acontecimientos, quizá el cansancio en San Sebastián contra Bera-Bera, quizás esos goles rigurosos no concedidos en Alcobendas hubieran dado el título, pero era imposible pedir más a un equipo que ha viajado cada quince días hacia los destinos más remotos del país para traerse resultados maravillosos. Solo tres derrotas, en las tres canchas más complicadas del país, y un empate en una jornada en la que no se decidía nada. El resto, todo victorias, y lo que es mejor, pleno en el Pabellón de Carrús. El fortín del Mustang, mágico para unos, infierno para otros.

Rafa López

Este y otros textos los podréis encontrar en el próximo Nº 0 de Siete Metros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s